10 de Enero de 2011

"Soy vuestra obra, y seré dócil y sumiso para con mi rey y señor, pues lo sois por ley natural. Pero debéis asumir vuestros deberes, los cuales me adeudáis. Oh Frankenstein, no seáis ecuánime con todos lo demás y os ensañéis sólo conmigo, que soy el que más merece vuestra justicia e incluso vuestra clemencia y afecto. Recordad que soy vuesta criatura. Debía ser vuestro Adán, pero soy más bien el ángel caído a quien negáis toda dicha. Doquiera que mire, veo felicidad de la cual sólo yo estoy irrevocablemente excluido. Yo era bueno y cariñoso; el sufrimiento me  ha envilecido. Concededme la felicidad, y volveré a ser virtuoso".

Frankenstein

Primer día de clase tras las vacaciones. Comienza una semana de estrés, más estudio y una enorme depresión posvacacional. Los exámenes están a la vuelta de la esquina y el miedo comienza a invadir mi cuerpo. Ruego a la providencia, a los santos, vírgenes y mártires que me ayuden a aprobar este cuatrimestre, porque lo veo muy difícil. Sigue haciendo frío, tiempo ideal para sacar a pasear mi gabardina. El viernes REBAJAS, que necesito ir de compras ya.

Y mañana será otro día ...

2 comentarios:

Victoria dijo...

¡Me encanta Frankenstein! :)
...y yo también necesito un día de rebajas :D

Ámbar dijo...

Ah! Odio ir a comprar, que hay mucho polvo y se me pone roja la cara :(