24 y 25 de Diciembre de 2010

En efecto, entrada conjunta. Un par de días caracterizados por la venida de ese ser todopoderoso llamado Jesús al mundo, grandes empachos en los que se reúne toda la familia y un descenso considerable del fondo  monetario paterno debido a la adquisición de regalos para los pequeños y no tan pequeños. Me encanta quedarme quieto bajo el entoldado de luces de la Calle Ancha de León o bajo las luces azules y verdes de Pío Gullón en Astorga, viendo como pasa la gente, sufriendo un poco el frío invernal pero sintiéndome ... no sé ... ¿especial? Es una sensación de magia e ilusión que no sé muy bien como describir. Soy una persona extraña sí, pero es que me encanta la Navidad; estoy enamorado de ella.

Es una relación bastante peculiar. Nos vemos solo una vez al año, pero nos queremos mucho y conseguimos hacer que la cosa funcione. Lo malo es que este año voy a tener mucho que estudiar y no estoy seguro de poder disfrutarla al máximo, menuda putada.

Días fríos. Cena de Nochebuena copiosa seguida de algo de fiesta. Navidad tranquila, comida de sobras nochebuenescas, una ducha rápida y de vuelta a la calle "a tomar café". Un café que se convirtió en irse de pubs hasta las tantas. Y aún no me puesto a estudiar, manda narices.

Y mañana será otro día ...

P.D: FELIZ NAVIDAD A TODOS :)

3 comentarios:

Sergio dijo...

Yo me pongo ahora mismito :D

Ámbar dijo...

Claro, como a tu casa no llegan ni cura 1, ni cura 2, ni cura 3....

Victoria dijo...

Mi Nochebuena y mi NAvidad han sido clavaditas a las tuyas :)